FEEUDP

NewsWall

Mensaje Director

Estimados jóvenes:

La sociedad actual se encamina a un modelo que gradualmente evoluciona al género humano en múltiples direcciones, fundamentalmente en lo referente a la ciencia, la tecnología y la cultura. La actividad económica no está ajena a tales transformaciones. Por ello, la organización se modifica continuamente al experimentar su propia realidad, la que es dinámica y prospectiva; cambia por influencia externa e interna al exponerse a la tensión de las distintas variables que se relacionan y conjugan determinando la compleja realidad organizacional.

En este contexto, la auditoría se debe orientar hacia el conocimiento, la prevención o el diagnóstico de la organización en todo sentido, es decir, la auditoría debe reconocer el pasado para dirigirse al futuro. Labor que en lo profesional, amerita estar en posesión de una diversidad de conocimientos y saberes. La auditoría debe ser consecuente con tales transformaciones para integrarlas en su campo de acción y transformarse, adaptándose a los diferentes cambios económicos y de mercado, para convertirse en motor de innovación y cambio en pro del mejoramiento continuo en las organizaciones, respondiendo así a las necesidades de los nuevos desafíos.

Pero, ¿Qué es la auditoría?  Al respecto, por un lado, la auditoría es una práctica de trascendental importancia social y económica, permite entablar relaciones de diversa índole entre los agentes económicos, debido a la confianza que se deposita en el trabajo de los contadores públicos cuando ellos extienden su garantía personal o fe pública, respecto del trabajo de investigación denominado auditoría; del otro lado, la auditoría es el campo que más ha avanzado de la ciencia económica, devolviéndole el papel protagónico al contador público en las organizaciones modernas liberándolo del encasillamiento financiero y contable, donde lo ubica la sociedad profesionalmente, para extender su campo de acción al conocimiento del objeto social de las organizaciones.

Por tal motivo, el concepto de auditoría que predomina actualmente en los textos de la educación superior y al interior de las aulas de clases es relacionado y condicionado únicamente al sistema de información contable-financiero por terceros, especialmente de la comunidad académica. Sin embargo, la auditoría conlleva otro alcance y dimensión como reconocer no sólo el interior de la organización sino su entorno y tomar acciones para introducir y adaptar la organización en el mundo global de los negocios, entendiendo por cierto, que los procesos de convergencia internacional y obligación exigen al auditor a ver a la organización como unidad perteneciente a partir de un concepto nuevo de mercado que ha llegado para quedarse definitivamente. Asimismo, tener presente que la auditoría ha sido tomada y apropiada por diferentes profesiones técnicas y científicas ampliando su campo de acción.

En consecuencia, la Escuela de Auditoría de la Universidad Diego Portales, ha generado los procesos de enseñanza/aprendizaje con un equipo de académicos de alto nivel hacia la formación de Auditores integrales e íntegros, empleando metodologías participativas que comprenden habilidades genéricas transversales a través de todo el plan de estudios. También, una red empresarial que garantiza una empleabilidad sólida y permanente en el ejercicio de la auditoría.

Camilo Melis Azabán

Acreditación Institucional